jueves, 24 de febrero de 2011

Segundo Fanfic: El Primer Encuentro, Capítulo V


SEGUNDO FANFIC: EL PRIMER ENCUENTRO


QUINTO CAPÍTULO: ELIMINANDO BOMBAS NUCLEARES

Días después del pronunciamiento de Superman ante la Asamblea de Naciones Unidas, algunos gobiernos que estaban en carrera armamentista decidieron en desafiar a Superman, alistando todo su arsenal. Los primeros misiles fueron lanzados desde los submarinos nucleares directamente hacia las costas del Océano Pacífico de los Estados Unidos, Superman se enteró y fue directamente hacia el océano e impidió que los misiles llegaran a su objetivo, desviando su curso hacia el cielo, sacando por fuera de La Tierra y llevándolos hacia el sol, eliminando a diez misiles durante ese mismo día.
Al siguiente día, a las horas de la tarde, Linda llamó por vía telefónica al apartamento de Clark, quien contestó la llamada.
-       Hola Linda, perdóname que conteste apresurado, pero es que ahora tengo un cubrimiento para el diario de un evento social – dijo Clark.
-       Hola Clark, el motivo que te llamé es porque veo que tienes dificultades, tanto en ser reportero como ser un superhéroe. Quisiera saber ¿si estás interesado en que te ayude a detener los misiles? – preguntó Linda.
-       ¿En qué me podrás ayudar? Si no sabes de lo delicado de esa situación – dudó Clark.
-       Tengo una idea para que reunamos todos los misiles en el espacio y lanzarlos directamente hacia el sol en forma de paquete ¿qué te parece? – la sugerencia de Linda dejó pensando a Clark.
-       ¿Y qué pasará con tus estudios? – preguntó Clark.
-       De ello no tengo inconveniente, te ayudaré en los fines de semana y en los días libres que tengo, espero que tengas en cuenta mi idea y luego me llames – insistió Linda.
-       Bueno, tendré en cuenta tu idea, además, no es tan mala, te llamaré después, nos hablamos otro día – despidió Clark.
Como bien dijo Clark, estaba realizando los cubrimientos a eventos sociales y de farándula, todo porque Lacy lo convenció, pero esa forma de reportaje no era lo que Clark estaba acostumbrado ni lo que le gusta. En cada día, Lacy mostró su interés hacia Clark, y en eso Linda se enteró pocos días después a través de Lucy quien le decía en forma de chisme de lo que le contó Louis, preocupada de que The Daily Planet cambió su rumbo informativo de actualidad por el de farándula y entretenimiento de una manera exclusiva.
Cuando comenzó un fin de semana, Clark llamó por vía telefónica al colegio, para pedir al director Danvers en avisar a Linda para un asunto personal y familiar, el director aceptó la solicitud y buscó a Linda para que fuera a donde estaba Clark después de terminada las clases. Linda, al saber del llamado, agradeció al director, llevó su maleta y se fue del colegio, como vio que no había nadie en el camino, fue hacia los arbustos, se cambió de traje y voló como Supergirl rumbo al apartamento de Clark en Metrópolis.
En el apartamento de Clark, él se enteró que llegó su prima.
-       Hola Kara, que bueno que llegaste a tiempo, necesito que me expliques sobre su idea para reunir todos los misiles – saludó Clark.
-       Antes, quiero saber sobre su presunta relación con Lacy, ¿es cierto que ella está interesada en ti? – preguntó Kara,
-       Si – respondió Clark – pero ella no me interesa, solamente me pidió que la acompañara por todos lados, en lo que ella quiere -.
-       ¿Y te molesta bastante? – preguntó Kara.
-       Si, no tanto, pero disimulo, al final y a cuentas es la hija única de mi actual jefe – contestó Clark.
-       Entonces también debería acompañarte en algunas actividades sociales que ella te invite – sugirió Kara, Clark aceptó y Kara comenzó en plantear su idea.
Una hora después ambos se enteraron por televisión de los nuevos lanzamientos de misiles, Supergirl fue de una vez para coger lo misiles lanzados, Superman voló hacia algunos puertos pesqueros, pidiendo a los pescadores unas mallas resistentes. Al recibirlas, fue directamente al espacio y comenzó en arreglar una gran malla, Superman extendió las mallas y Supergirl las unió, soldando con su vara a cada extremo de las mallas, luego metieron de a uno los misiles recogidos, mientras Supergirl estaba haciendo, Superman cogió misil por misil que vinieron hacia ellos y las depositó en la gran malla. A la medida en que cada país agotó sus misiles directamente a Superman, él y Supergirl los cogieron y los depositaron en la gran malla.
-       Kal-El, ya es hora – avisó Supergirl.
Superman agarró las cuerdas y las unió con la soldadura hecha, luego cerró todo el paquete y comenzó en dar giros al paquete como si fuera un lanzamiento de martillo y las arrojó con gran velocidad hacia el sol en donde explotó al instante el gran paquete.
Días después, un personaje de nombre Lex Luthor, eterno enemigo de Superman se fugó de la cárcel, gracias al ingenio y creatividad de una sobrina, de nombre Natasha Luthor, quien era hija de uno de los hermanos clones de Lex creados por Lionel, el padre biológico de Lex en uno de sus experimentos en la entonces desaparecida multinacional Luthor Corp. Tío y sobrina se establecieron a escondidas en uno de los edificios más altos de Metrópolis sin que nadie lo supiera, allá Lex planteó una idea de querer acabar con Superman.
-       Mi querida sobrina, desde aquella vez de estar en la fea y arruinada cárcel, siempre he querido algo que tengo que cumplir y que no me deja libre  desde hace varios años… - dijo Lex llevando un frasco.
-       Destruir a Superman, eso lo sé tío – respondió Natasha.
-       ¡Exacto! Y para ello tengo la mejor idea para que esa vez lo pueda vencer, mira… - Lex abrió el frasco y sacó uno de los pelos llenos de polvo – éstos son los contenidos genéticos de Superman -.
-       ¿Dónde los sacaste? – preguntó Natasha.
-       Natasha, recuerda que tengo miles de contactos en todo el mundo, una vez me consiguieron una piedra de kriptonita para matar a Superman, pero alguien lo botó cuando tenía asegurada mi victoria sobre él – y añadió - estos contenidos me lo enviaron de un museo a muy buen precio, con lo que planeo ahora para que mi racha perdedora terminara de una vez -.
Lex sacó uno de los cabellos de Superman, lo metió en una caja de vidrio que contuvo elementos químicos y luego cogió una pequeña muestra para revisar con el microscopio.
-       Perfecto, ahora hago los ajustes de algunos elementos radiactivos y estará listo – dijo analizando Lex.
-       Pero la verdad no entiendo el plan tío Lex – cuestionó Natasha.
-       Sobrinita preferida, crearé una figura, un prototipo de un ser con los poderes más superiores a Superman, según mis cálculos, si Superman obtuvo sus poderes a través de la fuerza gravitatoria de los fulminantes rayos del sol de nuestro sistema solar, el prototipo será una combinación de la energía atómica con la energía solar – explicó Lex.
-       ¿Cómo va a tener vida ese prototipo? – preguntó Natasha.
-       Sencillo, ahora me reuniré con varios de los fabricantes de misiles que están inconformes con la heroica hazaña de Superman, con ellos definiré la opción de realizar el lanzamiento del misil en donde estará colocada la mezcla que hice y cuando Superman lo neutralizará y lo lanzará hacia el sol, el prototipo formará vida – explicó sonriente Lex.
-       Perfecto, entonces estaré pendiente de lo que ocurra – dijo Natasha.
Días después, Lex habló con los mayores traficantes de armas nucleares. Inicialmente los traficantes desconfiaron de las explicaciones de Lex, pero al paso de la explicación completa y de convencer sobre eliminar a Superman y de ganar una buena comisión en dinero lo consiguió en estar de acuerdo y analizaron la manera para realizar un próximo lanzamiento.
Por su lado, Clark y Linda acompañaron a Lacy hacia un nuevo gimnasio que inauguraron un grupo de inversionistas en Metrópolis, allá Clark realizó el reportaje y aprovecharon en realizar ejercicios de aeróbicos, claro con un Clark que se hizo de descoordinado en cada paso de los aeróbicos, Linda le gustó realizar los ejercicios de aeróbicos y se rió cada vez que su primo se hizo en su papel de despistado, Lacy siempre le ayudó a Clark para que le siguiera sus pasos.
-       ¿Te sientes bien? – preguntó Lacy.
-       No… - mintió Clark – la verdad, lo mío no son los aeróbicos -.
Minutos después, entraron y probaron los aparatos para hacer fuerza, Lacy y Linda los probaron, claro que Linda los agarró con suavidad, Clark las miró y cuando le llegó su turno, disimuló en no hacer fuerza, dejando decepcionadas a ambas.
-       Definitivamente no me gusta estar en estos gimnasios – dijo Clark.
-       Sí, claro… - murmuró Linda.
-       La próxima vez te llevo a otro lugar más amable y más acogedor – propuso Lacy.
-       No me digas, ¿y esa vez van a salir juntos? – preguntó desconfiada Linda a Lacy.
Uno de los instructores del gimnasio vio a Clark y le llamó la atención.
-       ¿Con que se llama Clark Kent, el reportero de The Daily Planet? Veo que debes hacer bastante ejercicio, estás muy sedentario y eso es malo – saludó el instructor.
-       La verdad me estoy esforzando - mintió Clark.
-       Entonces, le indico para que ejercites sus músculos, vamos “Clarky” – dijo el instructor y se fue al otro lugar, Clark se mostró desconfiado.
-       ¿Me llamó “Clarky”? – preguntó Clark a Linda y a Lacy.
-       No le pongas caso con esa clase de apodos – respondió Linda – vaya con él y te acompaño.
En el lugar donde estaban las pesas, el instructor le entregó una barra de pesas, lanzando hacia las manos de Clark, éste despistado lo cogió mal y cayó con las pesas al suelo, fingiendo que tenía dolor.
-       ¿Clark, estás bien? – acudió Lacy, Linda también acudió.
-       Si… creo – mintió Clark.
-       Bueno “Clarky”, como decimos en nuestro gimnasio: primero sufre y luego gana – dijo de manera burlona el instructor, Linda se enojó.
-       Es mejor irnos, no quiero que nos metan en más problemas – sugirió Lacy a ambos primos, quienes aceptaron.
Cuando el instructor quería hacer su ejercicio de pesas, pidió que alguien le diera las pesas.
-       ¿Será que me pueden esperar un momento? – pidió Linda – quiero probar algo antes de ir – Clark y Lacy aceptaron y Linda fue hacia el instructor.
-       Clark, tengo una maravillosa idea – dijo Lacy dando una idea.
-       Cuéntame – respondió Clark.
-       Mira… - Lacy explicó – como la noticia del momento es Superman, ¿por qué no hagamos una entrevista sobre la eliminación a los misiles nucleares? -.
-       Se ve interesante – contestó Clark.
-       Pero quiero que la entrevista sea de manera amena, como si fuera un diálogo en medio de una cena, ¿qué te parece? – propuso Lacy.
-       Claro, para ello Louis se encargará de la entrevista – respondió Clark.
-       Pero nosotros también podemos estar en la entrevista – continuó Lacy – para que todos participemos en ella -.
-       ¿Nosotros? ¿No será que estorbaríamos? – preguntó sorprendido Clark.
-       Para nada, además, creo que a Louis le gustará – la respuesta de Lacy dejó pensativo a Clark, quien miró a donde estaba Linda.
Al mirar, Clark se sorprendió cuando Linda cogió fácilmente la barra de pesas y le entregó al instructor de la misma forma que el instructor le hizo a Clark, el instructor cayó al suelo con las pesas, mientras trató de levantar, Linda le dijo sonriente:
-       ¡Ups!, se me fue la mano, pero como ustedes dicen: “Primero sufre y luego gana” -.
Al salir Linda del lugar, Clark se enojó un poco.
-       ¿Linda, qué hiciste? – cuestionó Clark.
-       Di a ese instructor unas dosis de su propia medicina – respondió Linda.
-       Pero Linda, no subestime ante los demás por favor, mucho menos cuando cobres lo que a mí me hicieron – insistió Clark – mejor vámonos -.

Escrito el lunes, 8 de noviembre de 2010.
Publicado para el Sitio Bagatela, Fanfiction y Facebook: jueves, 24 de febrero de 2011.
Primera corrección: viernes, 10 de febrero de 2012.
Segunda corrección: viernes, 09 de noviembre de 2012.

No hay comentarios: