sábado, 5 de febrero de 2011

Artículo:: Colombia, cinco destinos a la carta

Desde El Argentino publican este artículo:

Colombia, cinco destinos a la carta

Colombia es un país con muchos escenarios. Las playas y el sol, con sus 1.600 kilómetros de litoral en el Mar Caribe y los 1.300 kilómetros en el Océano Pacífico, se combinan con la historia colonial, las plantaciones de café, la tupida vegetación de los bosques, sus parajes exóticos y una gastronomía digna de conocer. Tres tópicos de interés nuclean sitios dentro del país caribeño: para los enamorados, que quieren pasar su luna de miel en las cálidas arenas, los aventureros que se animan a tirarse en parapente o descender por caídas de aguas, o la familia que busca destinos nuevos para conocer. Sólo hay que elegir uno a la medida.

1- PARA ENAMORADOS

Cartagena

Quién no ha soñado alguna vez con ser parte de una novela en donde la chica sería la que corre peligro y su príncipe azul quien la rescata de las garras de los piratas. Muchas parejas se dejan llevar por la fantasía y encuentran en Cartagena de Indias el lugar ideal para unas vacaciones románticas y llenas de emociones. La magia que transmiten las historias de piratas y corsarios, y las leyendas de la época de la colonia, hacen de Colombia en general, y de Cartagena de Indias en particular, un lugar especial para vivir como en una película. Su arquitectura fue escenario de largometrajes y libros que relatan las más emotivas historias de amor y héroes.

Favorita entre locales y extranjeros, Cartagena se ubica en el Sur de la costa caribe colombiana, lo que la convierte en una zona libre de huracanes y tormentas tropicales, y de aguas cálidas; ideal para disfrutar de sus playas de arenas blancas.

Cartagena se conserva a través del tiempo pero también se moderniza sin dejar de lado su tradición e historia, como si sus murallas no dejaran escapar aquello más preciado que tiene. Fundada en 1533 por Pedro de Heredia, mantiene hasta el día de hoy sus fortines, castillos y murallas. El Castillo de San Felipe, la Torre del Reloj, el Santuario de San Pedro Claver y el Palacio de la Inquisición atrapan a los visitantes.

Por la noche, qué mejor que salir de a dos a recorrer Cartagena en una romántica carroza, ir a cenar a la Plaza de Santo Domingo o a la de San Diego, y tomar unos tragos en la costa a la luz de la luna. La gastronomía local ostenta sabores de frutos de mar y carnes, además de frutas como el coco, el mango y el plátano. Las cartas ofrecen comidas internacionales para los menos osados, platos de fusión, o 100% criollos para quienes quieran experimentar la cocina colombiana. Entre los manjares imperdibles se encuentran el arroz con coco, las carimañolas, la arepa de huevo, y las butifarras.

Algunas construcciones del siglo XVII restauradas dan lugar a hoteles boutique ideales para Luna de Miel, como el Casa Pestagua, un palacete que perteneció a uno de los hombres más adinerados de esa época, adaptado como un hotel de lujo; o el Casa Blanca B&B, ubicado en la ciudad antigua, con 150 años de historia y contacto con vegetación.

Algunas de las playas más buscadas por las parejas, son las de la Isla del Rosario, en Isla Grande, muy cerca de Cartagena. Allí hay un hotel perfecto para alejarse del ruido y un acuario natural lleno de peces de colores, tortugas y delfines.

San Andrés.

Otro destino ideal para recién casados es San Andrés. Queda a unos 700 kilómetros de la costa continental colombiana, y es un pequeño paraíso de influencias inglesas y españolas. Es ideal para parejas que disfruten de la playa –con mares de siete colores, y aguas tranquilas gracias a su barrera de coral-, y los deportes náuticos. Entre las más destacadas están la Bahía Sardina, al norte de la isla, una playa urbana de arenas blancas con vista a la isla Johnny Cay; y San Luis, a unos 10 minutos del centro de San Andrés. En Johnny Cay se encuentra tranquilidad y buena comida para disfrutar al sol. En algunas áreas, sobresalen exóticas formaciones coralinas.

2- PARA LA FAMILIA, TRIÁNGULO DEL CAFÉ

Su nombre habla del fuerte del destino. Es sabido que en Colombia nace el mejor café del mundo. Y hablar de El Triángulo del Café, es hablar de la región cafetera por excelencia, formada por los departamentos de Caldas, Quindío y Risaralda, en la parte central de Colombia.

El lugar está preparado para recibir grupos familiares debido a la oferta de entretenimientos para todas las edades: ecoturismo, parques temáticos, turismo rural, deportes de aventura, paseos por las ciudades, pueblos y parques naturales de conservación. El Triángulo del Café se ganó el puesto de primer destino rural de América Latina debido a sus alojamientos turísticos de alto nivel que se han desarrollado en haciendas tradicionales acondicionadas. Hospedarse en una suite de lujo, jugar golf y poder apreciar todas las etapas del proceso de producción del café, se combinan en una propuesta difícil de rechazar. El café colombiano se distingue por ser grano cosechado a mano y por la selección de frutos maduros y listos. Las haciendas ubicadas en esta zona ofrecen alojamientos que, además de comodidad y hospitalidad, ostentan una excelente gastronomía.

El recorrido por el Triángulo comienza en el Parque Nacional del Café -en Quindío-, donde hay diversos juegos mecánicos al mejor estilo parque de diversiones, todo relacionado al mundo del café, claro. En Caldas, además de hermosos pueblos, el visitante puede optar por tomar una excursión a las cumbres del Parque Nacional Natural Los Nevados. Por último, en Risaralda se encuentran el zoológico de Pereira, mucha arquitectura colonial y aguas termales.

La naturaleza y la vida cotidiana de los pueblos cafeteros magnetiza. Los paisajes y las diversas actividades lo convierten en el lugar ideal para toda la familia. Además, la región posee una excelente red vial que facilita el recorrido de un lado al otro.

Por la noche el destino no es menos interesante. Además de algunos de los sitios más representativos de la rumba pereirana –Pereira es la capital del departamento de Risaralda-, hay un sector de restaurantes, bares y discotecas, y una zona de centros comerciales y casinos en Popa la Badea.

3- PARA AVENTUREROS, PARQUE NACIONAL TAYRONA

El parque está a 34 kilómetros de la ciudad de Santa Marta, sus 15 mil hectáreas, que se extienden desde el nivel del mar hasta los 900 metros de altura, fueron declaradas como parque nacional. Existen en ese entorno más de 100 especies de mamíferos entre los que se encuentran el tigrillo y el venado, y aves como el cóndor, el águila solitaria y el águila blanca.

El clima varía entre lo templado y lo cálido, y se pueden encontrar en el parque una gran variedad de bosques secos y húmedos tropicales, praderas de pastos marinos y arrecifes coralinos, pero también se destacan sus extraordinarias playas, desde donde nacen caminos empedrados que las comunican con asentamientos de grupos indígenas que habitan la zona. Algunas de las más destacadas son la Playa Castilletes, la Playa Cristal o del Muerto, y la Playa de Arrecifes.

El parque es uno de los destinos favoritos para aquellos que viajan en busca de aventura. Los paisajes y las actividades están al servicio del turista. Se puede hacer buceo en La Cueva de Neguanje, La Isla Aguja o Bahía Concha; senderismo en los caminos arqueológicos de piedra; natación en la piscina natural; avistamiento de aves; cabalgatas; visita a los restos arqueológicos, entre otras. Además, hay un alojamiento de cabañas -en Cañaveral- que conservan características de la arquitectura Tayrona, y permite a los visitantes hospedarse en plena naturaleza. En Arrecifes también hay zonas de acampe. Resulta fundamental estar vacunado contra la fiebre amarilla y tétano para visitar el Parque, además de llevar la ropa adecuada para el clima cálido, protector solar y repelente contra insectos.

4- SANTANDER

La geografía de este lugar ubicado en el oriente de Colombia atrae al viajero con sus cascadas de más de 70 metros de caída, cuevas con diferentes niveles de dificultad, muros de roca que desafían a cualquier escalador, ríos veloces e impredecibles que tientan a los domadores de aguas y los terrenos escarpados para largas caminatas. El conjunto transforma a Santander en el lugar añorado por los fanáticos de la adrenalina. Es uno de los mejores destinos del mundo para practicar parapentismo debido a sus corrientes de aire, ya sea desde Tumba del Alemán en el Cañón del Chicamocha, desde la Mesa de Ruitoque o desde la Mesa de los Santos; y quienes sientan interés por la exploración y estudio de las cavidades subterráneas, encontrarán en la Caverna del Yeso y la de la Vaca –en Curití-, la Cueva del Indio, la Cueva Antigua y el Hoyo de los Pájaros, los lugares ideales para saciar su intriga. Además, en las cascadas y cañones de Chicamocha, Juan Curí y Pinchote hay condiciones ideales para la práctica de torrentismo –descenso por caídas naturales de agua con la ayuda de una cuerda o una silla inglesa- y rappel.

Además de los deportes extremos y el contacto con la naturaleza, quien visite esta zona de Colombia se deleita con pueblos como Barichara, el contraste perfecto a la modernidad de Bucaramanga, la capital de Santander. Allí, las casitas de estilo andaluz, de paredes blancas y tejas rojizas, se contraponen a la intensa actividad industrial de la capital.
Fuente: El Argentino: http://www.elargentino.com/nota-124194-Colombia-cinco-destinos-a-la-carta.html

No hay comentarios: