lunes, 31 de enero de 2011

Segundo Fanfic: El Primer Encuentro, Capítulo II



SEGUNDO FANFIC: EL PRIMER ENCUENTRO

Imagen el escudo por DC Comics.

UNA ACLARACIÓN: Quiero decirles que este es mi segundo fanfic sobre Supergirl y es la continuación de mi primer fanfic: SUPERGIRL Y LA FUERZA ENERGÉTICA, si quieren saber antes, los invito para que lean mi primer fanfic, les agradecería mucho.

SEGUNDO CAPÍTULO: REGRESO AL COLEGIO

Supergirl, basado del personaje de la Androide 18 de Dragon Ball Z (de Akira Toriyama), hecha por Juan Carlos Quenguan.

Esa misma noche, cuando llegaron a la granja de los Kent, Kara explicó a su primo lo que verdaderamente ocurrió, cuando ella vino por primera vez a La Tierra, aclarando las duras, de los cuales, Kal decidió no llamar la atención a ella; mas adelante, ambos fueron a los cuartos a descansar.

A la mañana siguiente, Clark se levantó temprano para organizar el granero, luego se arregló, preparó el desayuno y llamó a Linda para que se levantara.

-Kara, levántate, aquí está tu desayuno, espero que te alistes para que vayas al colegio-.
Linda se levantó, se bañó, se vistió, se alistó y fue hacia el comedor; todo en menos de cinco minutos.

-Buenos días– saludó Linda antes de desayunar –espero que hoy no tengamos inconvenientes-.

-Buenos días, hoy tendrás que regresar al colegio donde estudiabas, para ello, te acompañaré en hablar con el director Danvers– respondió Clark, quien estaba sentado y desayunando.

-Quiero saber algo, he visto que has tenido muchas aventuras y hazañas en La Tierra, la mayoría de ellas provocadas por Lex Luthor, ¿es cierto que has tenido inconvenientes con él?– preguntó Linda, sentada en una de las sillas del comedor.

-Luthor es y será un problema para cualquier persona quien desenmascara sus planes– contestó Clark.

-¿Él sabe sobre tu doble identidad como Kal-El?– continuó indagando Linda.

-No en verdad, pero si se enterara sobre mi secreto de identidad, me perseguiría por todos lados hasta verme muerto– manifestó Clark.

Ambos continuaban desayunando, y cuando terminaron, Linda dijo.

-Me imagino que ese señor se metió algunas veces a la Fortaleza sin que lo supieras, creo que por esas razones, quiere saber más allá de las ciencias kriptonianas, como para buscar la forma de aniquilarte– eso dejó pensativo a Clark.

-Si no me acuerdo… una vez Luthor vino a la Fortaleza, era cuando lo encontró y supo sobre la existencia de Zod y sus secuaces; posteriormente, mostró al general el lugar. En verdad me dejó sorprendido, porque nunca creí que un humano viniera por su propia cuenta hacia la Fortaleza– recordó Clark.

-Por eso, debemos prevenir para que ese señor no formule planes para acabarte– tanteó Linda –además, si no lo sabes, él se fugó de la cárcel y estoy segura que se escondió en Metrópolis-.

-Aún dudo que Luthor se haya fugado, pero, si quieres saber si lo que me dices es verdad, entonces debemos ir a la Fortaleza para averiguar al respecto– apuntó Clark.

-¿Y por qué no vamos de una vez?– preguntó Linda.

-Porque ahora debemos arreglar la cocina y después te llevo al colegio– Clark recogió la loza –así que podemos ir por la noche, no hay afán-.

Después de ordenar la cocina, Linda cogió sus maletas, después, ambos salieron de la casa y subieron a la camioneta para ir al Colegio Femenino.

Llegando al colegio, Linda observó a los nuevos profesores y a nuevas estudiantes, sin embargo, el estado del colegio (aulas, cafetería, habitaciones) estaban algo deteriorado, dejando preocupada.

-Veo que hay nuevas estudiantes y nuevos profesores, que bueno en distinguir a algunas caras conocidas de mis compañeras de curso, llevando aparatos diferentes de las cuales no conozco, aunque, me preocupa por el estado de deterioro de las instalaciones del colegio– habló Linda, mirando desde la ventana de la camioneta.

-Los aparatos que ves son los nuevos adelantos tecnológicos de La Tierra, como son los celulares, las USB, los blackberrys, los smartphone, los IPOD, los IPAD; es más, se entretienen con karaokes y videojuegos; toda esta clase de tecnología que son benéficos para la humanidad me deja maravillado– explicó Clark.

-Definitivamente no lo sabía, pero aprenderé en usarlos– tras hablar Linda, ambos se bajaron de la camioneta.

Linda/Supergirl, basado del personaje de la Androide 18 de Dragon Ball Z (de Akira Toriyama), hecha por Juan Carlos Quenguan.

La joven estudiante miró por todos lados, saludando a algunas de sus compañeras, ellas se alegraron y fueron rápidamente para contar a otra de las compañeras que estaba en el aula de informática, navegando por internet.

-Adivine, ¿quién acabó de regresar al colegio?– avisó entusiasmada una de las compañeras.

-¿Quién?– preguntó la estudiante, concentrada en ver videos de seriados animes en una página online.

-Es Linda, tu amiga…- contó sonriente otra compañera.

-¿Cuál Linda?– preguntó la estudiante, sin prestar importancia.

-¿No te acuerdas Lucy? ¡Es Linda Danvers!– cuando dieron el nombre, Lucy volteó sorprendida.

-No puede ser, ¿Linda regresó?– cuestionó maravillada Lucy.

-Si no nos cree, vea tu misma, ahorita Linda está con un familiar de ella en la oficina del director Danvers– al escuchar, de una vez Lucy cerró todos los programas del computador y apresurada fue a la oficina.

En aquel despacho, Clark y Linda dialogaban con el director Danvers.

-Señor Kent, me sorprende que su prima se haya desaparecido hace varios meses de este colegio, recuerdo de lo que pasó en aquellos graves incidentes en Smallville, pero, eso no es pretexto de su desaparición, ¿me pueden explicar qué pasó?– preguntó en tono serio el director.

-Por supuesto señor director, como bien sabe de esa situación, por temor Linda regresó a Metrópolis, de ahí fue a Milwaukee, donde adelantó sus estudios de secundaria; por ello, como pasó la normalidad en este sector, me pidió que la trajera de regreso hasta este colegio para terminar la secundaria– falseó Clark.

-Entiendo su explicación señor Kent, aunque, quiero saber señorita Danvers ¿si vas a terminar sus estudios sin faltar a clases y estar completamente concentrada en sus estudios?– indagó el directivo.

-Estoy segura que terminaré mis estudios, inclusive, cumpliré con las normas y exigencias del colegio– respondió decidida Linda.

-Perfecto– se levantó el director Danvers –vaya de una vez a clases, estaré pendiente del seguimiento de sus estudios y de su conducta-.

Linda y Clark también se levantaron, agradecieron al director y la joven salió de la oficina.

-Mientras tanto señor Kent, necesito que llenes estos formularios para el proceso de matrícula de su prima– requirió el director Danvers.

-Gracias señor director, llenaré lo más pronto posible y enviaré a su oficina por la tarde– despidió Clark.

Cuando Linda salió de la oficina del director, alguien la llamó.

-¡Linda! ¡Hola Linda!– gritó su gran amiga.

-¿Lucy? ¿Eres tú?– preguntó alegre Linda.

-La misma en carne y hueso– Lucy saludó abrazándola gozosamente -¿Cómo estás amiga? ¿Por dónde andabas? Me quedé preocupada por ti desde que desapareciste– en el instante que Linda quería responder, Clark la encontró.

-Linda, espero que estudies, cuando termine las clases de hoy hablamos luego– Lucy miró fijamente a Clark, quien cruzó unas palabras con su prima.

-Disculpa, ¿usted es el primo de Linda?– curioseó Lucy.

-Por supuesto– contestó Clark, quien a la vez indagó –pero, ¿te conozco?-.

-¿No me recuerdas? Si soy yo, Lucy– respondió extrañada – ¿cómo está mi hermana? ¿Es cierto que ella ahorita vendrá? -.

-AAHHHH, claro– respondió Clark, quien dio una ojeada a su reloj – vendrá Lois, junto con Jimmy por la tarde, pero ahora tengo que marchar, nos veremos luego-.

-Cierto, después nos hablamos Clark– despidió Lucy, Linda también levantó su mano para despedir.

Cuando Clark salió del colegio conduciendo la camioneta, Linda y Lucy hablaron mientras caminaban.

-Ahora sí Linda, cuéntame todo, ¿cómo desapareciste de repente sin avisarme? Pensaba que fue por brujería de esa tal Selena– interrogó Lucy.

-En realidad no quería contarte, pero qué más da, huí del pueblo porque tenía mucho temor de ese grave suceso– mintió Linda.

-Es raro que tengas miedo, si no me acuerdo, siempre estabas serena y tranquila– expuso Lucy.

-Bueno, eso ya es cuestión del pasado, ahora regresé y no tendré miedo ante esos sucesos– Linda dio palabra.

-Esa es mi amiga– sonrió Lucy.

-Quiero saber algo, no sé ¿si te acuerdas del joven jardinero?, ¿qué pasó con él?– averiguó curiosa Linda.

-¿Te refieres a Ethan, aquel joven apuesto?– preguntó recordando Lucy -¿aún lo extrañas? Porque lo he visto en pocas ocasiones-.

-No, por curiosidad, ya que veo que hay nuevas caras por acá…- manifestó Linda, tratando de cambiar la conversación.

-A ver… en el momento que desapareciste, Ethan se enamoró de Supergirl. Cuando Supergirl venció a Selena, si no me acuerdo, escuché que se habían prometido a reencontrar, pero…- cuando Lucy hablaba, Linda se impresionó.

-¿Alguna promesa?–.

-Pues creo que esa promesa no se cumplirá…- continuó Lucy.

-¿Entonces murió Ethan?– indagó Linda.

-¿Cómo se te ocurre Linda? Para nada, lo que pasa es que Ethan, después de terminar de hacer su labor como jardinero en Smallville, se fue a Nueva Orleans, visitando a sus familiares. Pero llegó un gran huracán que dejó semidestruída a toda la ciudad, dejando varios muertos y heridos. Entre los heridos estaba Ethan quien se salvó; si no fuera por la intervención de Superman en controlar al huracán, el desastre sería mayor– expuso Lucy.

-Qué bueno…- Linda espiró –lo raro es que ese huracán penetró sobre tierra firme, causando destrozos por allá, en medio de montañas y llanuras-.

El receso terminó, sonó el timbre y todas las estudiantes entraron a sus respectivas aulas.

-Bueno Linda, vayamos a clases y después te cuento más sobre lo que nos sucedió cuando no estabas– indicó Lucy y ambas fueron al salón de clases.

Durante el espacio de clases, Linda reflexionó, mirando por la ventana a los hermosos jardines del colegio pensando en Ethan, en realidad, quería reencontrar con él y seguir compartiendo sus sentimientos; en seguida alguien llamó la atención.

-Señorita Danvers– era la profesora de filosofía, sacando los pensamientos de la joven, sin saber de lo que estaba pasando -¿en qué estás pensando en plena clase?-.

-Perdón profesora, pensaba en alguien especial– respondió pasmada Linda.

-¿Un pretendiente?– examinó sonriente la docente, causando risitas de la mayoría de las estudiantes de la clase.

-Para nada, es un gran amigo mío, sé que regresé sin saber lo que pasó después que me fui y hoy lo recuerdo como si fuera ayer– alegó distraída Linda.

-Esas situaciones suelen pasar, no obstante, es imposible retroceder el tiempo y estar siempre con ese ser a quien más recuerdas; a todos nos pasan algo desafortunado o algo imprevisto y ese es lo que nos prepara el destino; por ende, le recomiendo que asumas el suyo y luches por lo que quieres– y añadió la profesora al resto de las alumnas –Espero que aprendan esta lección cuando suceda esta clase de contexto que nos depara a nuestras vidas. Ahora señorita Danvers, si quieres, puedes retirar del salón para que sigas reflexionando– indicó en tono amable y Linda agradeció el consejo.

Terminadas las clases, Lucy acompañó a Linda hacia la salida, esperando la llegada de la camioneta que iban Clark, Lois y Jimmy.

En ese mismo momento, Linda echó un vistazo a una persona conocida, quien estaba vestido igual como lo conoció y estaba de espaldas contemplando el jardín. Al verlo, el corazón de Linda latió cada vez más, concibiendo el mismo sentimiento de aquella vez cuando lo salvó.

-¿Me esperas un momento Lucy?, quiero ver a aquel joven que está parado al frente del jardín– avisó Linda, Lucy dio una ojeada al joven y lo reconoció.

-Pero si ese joven es Ethan– reaccionó Lucy, contemplando a Linda acercar, quien tenía claro que no podía revelar su verdadera identidad, por lo menos, quería verlo de nuevo.

-Hola Ethan…- el saludo tímido de Linda hizo que Ethan se volteara y sonriera.

-Hola…- respondió Ethan, sintiendo algo raro cuando distinguió a Linda -¿nos conocemos?-.

-Sí, nos habíamos visto hace varios meses cuando llegué a este colegio, me acuerdo que nos tropezamos…- reconoció Linda, mostrando una hermosa sonrisa de sus labios.

-Creo que me acuerdo, pero quiero saber de nuevo su nombre, por favor– pidió Ethan.

-Me llamo… Linda Danvers…- contestó tímidamente.

-Claro… ahora sí me acuerdo de ti– expresó Ethan – hace tiempo que no venías a este colegio-.

-Por supuesto, en verdad me alegra que estés bien – expresó Linda, quien formulaba una pregunta -¿me imagino que ya no trabajas como jardinero en este colegio?-.

-No…- suspiró Ethan –este lugar me llena de gratos recuerdos… en especial de aquella chica que la conocí en momentos difíciles de mi vida y de quien me enamoré…-.

-¿Te refieres a Supergirl?– preguntó timorata y sonriente Linda.

-Si… - ansió Ethan, dejando una gran felicidad en el corazón de Linda –sin embargo, creo que no volveré a verla, a pesar de nuestra promesa…-.

-¿Por qué lo dudas?– cuestionó Linda, asumiendo las ganas de revelar su verdadera identidad.

-Porque tengo un compromiso con una chica…- eso dejó sin palabras a Linda, a quien desvaneció su ilusión –es una joven morena, es enfermera y originaria de Nueva Orleans, su nombre es Melissa -.

Linda se quedó pensativa, sintiendo que llegó tarde, por su lado, Ethan examinó el rostro de la joven.

-Supongo que ahora son felices como pareja– comentó Linda, mostrando su desánimo.

-No lo sé, pero veo que te sientes mal por eso…- las palabras de Ethan hizo reaccionar a Linda.

-No es nada… me acuerdo de un novio que tuve cuando era pequeña…- mintió Linda.

-Espero que Supergirl regrese de nuevo y platique conmigo– con esta frase sosegó a Linda.

En ese momento llegaba la camioneta, del cual se bajaron Clark y Lois.

-¡Linda, ya llegaron!– avisó Lucy.

Linda pidió a Ethan para que la acompañara a donde estaban los demás para que los conociera, Ethan aceptó y allá lo saludaron.

-Me han hablado bien de usted Ethan, es un gusto conocerlo– saludó Clark.

-El gusto es mío– respondió Ethan –ahora manejo un negocio de floricultura en Sudamérica, especialmente de las flores provenientes de Colombia– eso alegró a Linda, ya que, como Supergirl estuvo en el país sudamericano.

-¿Estarás por acá en estos días?– preguntó Linda a Ethan.

-Estaré dos días por acá, ya que tengo que ir a Bogotá, donde revisaré los cultivos de flores, antes de iniciar la cosecha y para su exportación a los Estados Unidos– respondió Ethan.

-Me encantaría visitar a Colombia, ya que, me dijeron que es uno de los países más bellos del mundo– dijo Lois – además, hace como casi dos años Superman estuvo por allá-.

-Claro– recordó Ethan –supe que allá dieron reconocimientos y menciones porque Superman salvó a Colombia de los tornados que afectaron a los cultivos del café y de las flores-.

-Si, como no– alegó Clark con algo de enojo –pero si eso pasó-.

-No me digas Clark, otra vez criticando a Superman…- señaló Lois, cuya reacción eran risas de los demás presentes.

-Me da pena con todos, pero tengo que irme a casa– interrumpió sonriente Ethan –porque tengo que esperar a Melissa, nos veremos en otra ocasión– todos agradecieron a Ethan y se despidieron, Linda lo miró pensante.

-¿Mañana pasará por acá?– preguntó la joven.

-Seguramente– respondió Ethan.

-Entonces nos veremos mañana– expresó Lucy, quien mirando a su amiga preguntó –Linda, ¿no vas a despedir de Ethan?– la interrogación de Lucy sacó a Linda de sus pensamientos, quien miró a Ethan y se despidió.

Linda/Supergirl, basado del personaje de la Androide 18 de Dragon Ball Z (de Akira Toriyama), hecha por Juan Carlos Quenguan.

-Nos veremos mañana y me alegro en volverte a ver– despidió Linda a Ethan, quien respondió levantando su mano, mirando fijamente a Linda, luego fue hacia su camioneta y se fue.

Clark aprovechó para hablar al oído de Linda.

-Hablaremos sobre Ethan después, por lo tanto, iremos hacia la Fortaleza esta misma noche-.

Linda aceptó y a Clark le recordó algo de última hora.

-Se me olvidaba… los formularios de matrícula para entregar a la dirección del colegio - fue hacia la camioneta, cogió los documentos y fue directamente hacia la oficina de dirección.

-Ese Clark sí que no cambia…- comentó Lois, moviendo su cabeza –si fuera Superman, no olvidaría de nada…-.

-Perdóname Lois– interrumpió Linda -¿alguna vez se había enamorado de Superman?– la pregunta dejó sonriente a Lois.

-Si lo conocieras… es un ser de otro mundo, siempre lo he querido mucho y lo seguiré queriendo…- respondió reflexiva Lois –espero que no se vaya a enamorar de él-.

-Para nada– manifestó sonriente Linda, a quien Lucy la miraba fijamente, luego, a escondidas vino hacia la camioneta y aprovechó, sorprendiendo a Jimmy con un beso en los labios.

Minutos después, salía Clark del colegio.

-Bueno, ya todo está listo, entonces vámonos, comemos algo y regresemos a casa– avisó Clark.

Todos subieron a la camioneta y se fueron. En ese instante, Linda miraba ensimismada al espejo retrovisor de la camioneta, “tendré que saber un poco más sobre Ethan, tengo que pedir espera a Kal para averiguar en la casa de Ethan por esta noche y saber qué está haciendo”. Lucy volvió a mirar a Linda, mostrando cierto desconcierto por el suspiro de su amiga.

Escrito el viernes, 19 de marzo de 2010.
Publicado para el Sitio Bagatela, Fanfiction y Facebook el lunes, 31 de enero de 2011.
Primera corrección: lunes, 06 de febrero de 2012.
Segunda corrección: miércoles, 07 de noviembre de 2012.

Tercera corrección: lunes, 07 de septiembre de 2015.

No hay comentarios: